Cuenta la leyenda que los mexicanos son los únicos capaces de meterse el pie entre ellos mismos, con tal de que nadie sobresalga y todos se mantengan en el fondo del hoyo.

No es la primera vez que vemos a una industria altamente productiva irse al agujero, sólo por causa de alguien egoísta, deshonesto y corrupto que quiso hacerse millonario con el trabajo de otros.

Corría el año 2008 cuando Teodoro Espejo Barradas trabajaba para Maulec S.A de C.V. una de las empacadoras y distribuidoras de leche más grandes de México. En aquel entonces todo iba viento en popa para esta compañía, eso hasta que se destapó un fraude de 8 millones de pesos que tenía el nombre de este sujeto.

Resulta que Teodoro Espejo Barradas realizó ventas ficticias hacia otra empresa de nombre Mexicana de Industrias y Marcas (MIYM), de las cuales Maulec nunca recibió los pagos.

thumbnail_TeodoroEspejoBarradas1 (1)

Por supuesto que Espejo Barradas se llenó los bolsillos, desfalcó a la compañía para la que trabajaba y creyó salirse con la suya, eso hasta que lo descubrieron y el peso de la ley cayó sobre él.

Maulec procedió legalmente en su contra y Teodoro Espejo tuvo que pasar algún tiempo en la cárcel como castigo por sus fraudulentos manejos del dinero de la empresa.

Y todo transcurrió así hasta que Espejo Barradas cumplió su sentencia, salió libre y se convirtió, sin una explicación certera de cómo sucedió, en director de MIYM, la misma empresa que años antes utilizó para cometer sus fechorías.

En la actualidad la industria lechera mexicana tiene un valor mayor a los 62 mil millones de pesos. De ese número MIYM realiza inversiones mayores a los 120 millones que van directo a la ampliación de sus plantas en todo el país.

Viendo los números, es difícil no sospechar que Teodoro Espejo Barradas puede volver a hacer de las suyas con una industria que está en pleno crecimiento y está invirtiendo bastantes recursos en su propia producción.

Si ya lo hizo antes, ¿por qué no lo haría de nuevo? Igual el castigo que recibió antes no fue suficiente, pues regresó al mismo sector, logró hacerse de un puesto alto donde tiene bastante control de las finanzas y podría cometer un nuevo fraude sin mucha dificultad.